Index . a nutrir paisaje protegido mirando por:

Cap I

Ecología de ecosistemas e hidrología urbana . 20 preguntas

confesiones . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 .

Dinámica horizontal en humedales: esteros, bañados, meandros, cordones litorales . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 .

Cap II

Patrimonios en ámbitos rurales, confesiones .

17 . 18 . 19 . 20 . 21 . 22 . 23 . 24 . 25 . 26 . 27 . 28 . 29 . 30 . 38 . 39 .

El paisaje construído en Al Maitén . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 .

Cap III

Paisajes culturales . 31 . 32 . 33 . 34 . 35 . 36 . 37 .

Cap IV

El timón 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 .

Cap V

Leyes particulares . introito . 0 . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . 20 . 21 . 22 . 23 . 24 . 25 . 26 . 27 . 28 . 29 . 30 . 31 . 32 . 33 . 34 . 35 . 36 . 37 . 38 . 39 . 40 .

Cap VI

Paisajes interiores

Inmanencias . 1 . 2 . . La viga de cruce . 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . . Joaquín Lera . . jubileo . . creación . . intangibles . . Carlos Lohlé . . Guillermo Roux . . César Pelli .

 

Ley particular de criterios hidrológicos sobre ecología aplicada a formatear compromisos en líneas de ribera. Respecto de los arts. 2340, inc 4º, 2572 y 2577 del C.C.; y de los arts. 2º de la ley 6253 y 59 de la ley 8912

A los marcos preventivos y a los dominiales. A los esteros y bañados integrados.

Conclusiones

Pasé 20 años considerando estas diferentes expresiones: "las más altas aguas en su estado normal" de Vélez Sarfield, o maximum flumen de Justiniano, o línea de ribera de creciente media ordinaria de Borda , o línea de ribera de crecidas extraordinarias del art 2º de la ley 6253 y máximas crecientes del art 59 de la ley 8912 .

Y hace 10 años mi Querida Musa Alflora Montiel Vivero me mostró las energías convectivas presentes, millonarias en años en los esteros y los bañados aledaños a las sangrías mayores en planicies extremas; siempre presentes dinámizando los meandros; presentes en los corredores de flujos de salidas tributarias bordando los cordones litorales de bordes cuspidados; presentes en las derivas litorales también cargadas de estas energías solares asistiendo las salidas tributarias las 24 hs del día;

y a partir de aquí ya la línea de ribera no sólo no era estática pues estaba supeditada a distintas recurrencias que fundaban distinto rigor de hidrologías, sino que debía valorar el sentido, area de acumulación y área de transferencia de estas energías solares, pues de ellas en estas planicies extremas dependían las dinámicas de los flujos ordinarios mínimos de nuestros cursos de agua; sin olvidar los esteros y bañados aledaños que forman parte de sus funciones energéticas primarias y elementales irremplazables.

Y ya el Código Civil, con Justiniano, Vélez y Borda a bordo tendrían que considerar las necesidades de Natura para que estas áreas cargadas de compromisos ecosistémicos -ahora reconocidos como termodinámicos propios de sistemas naturales abiertos-, fueran, a partir de los dictados de los arts 2.º, inc e y 6º de la ley 25675, los que primaran en las consideraciones de las riberas: 1º sus funciones enlazantes entre áreas participantes, ahora mucho más ricas para el conocimiento y respeto elemental de las interfaces suelo-agua, pues de esos respetos dependían en exclusiva las dinámicas de los flujos ordinarios mínimos que atienden la dispersión de nuestras crecidas miserias diarias;

y también de las áreas requeridas para atender los eventos máximos, que ahora sí hacen sentir el valor de las franjas de conservación y sus anchos mínimos, de las cesiones obligadas al Fisco y de los recuerdos que ahora nos acercan para mirar con mayor especificidad ecológica e hidrológica, los arts 2340, inc 4º, 2572 y 2577 del CC, con la interpretación que fuera, pues ninguna de ellas quedaría sin puntual reflexión, a salvo de ser considerada irresponsable, mecánica, ligera.

Las planicies y los fondos de los cauces de nuestros cursos de agua suelen reconocer pendientes del orden del metro a los 35 cm x Km. En ellos prima la energía gravitacional. Entre los 35 y los 10 ya cuenta también la convectva. Y partir de -10 cm x Km ya la primacía dinamizadora es convectiva.

Las modelaciones matemáticas son muy útiles en las primeras. Empiezan a flaquear en la segundas y son funestas en las terceras.

Las pendientes de los perfiles transversales que nunca se tomaron en cuenta, ahora empezarán a definir la realidad funcional de los esteros y bañados aledaños, llamados con el mote general de "humedales", para probar la condición lábil de sus interfaces y la, hasta ahora nunca mencionada contribución a las dinámicas horizontales de las sangrias mayores.

Que no es el caso poner en el mismo altar las planicies del Lacio de Justiniano, las de San Bartolo en el Río IV , tierras solariegas de Borda en Alpacorral, los alfaltos de la Juan B. Justo sobre el Maldonado o las del Aliviador en sarcófago encajonado con 70 m de ancho fijo en 30 Kms para permitir abusos de todo tipo y por todos lados.

Esto no es cuestión de agrimensores. Lo que está en juego no son los dominios. Los dominios se jugaron al poker hace muchos años en función de energías gravitacionales que resolverían "saneamientos" con planteos ingenieriles y créditos del BID todas las necesidades. Hoy legislamos por el reconocimiento expreso de las relaciones termodinámicas que pesan en las ecologías de estos ecosistemas en planicies extremas; incluídos sus esteros y bañados aledaños.

Reitero, esta mirada no es a confundir con planicies de pendientes mayores a 35 cm x Km, donde los cauces suelen mostrarse robustos y los bañados aledaños ausentes. Allí sigan la vieja mirada de Justiniano, Vélez y Borda.

Ya no serán los acuerdos de RAMSAR sobre flora y fauna y evapotrans piración, infiltración y recargas, sino en particular sus funciones termodinámicas dadoras y transportadoras que nunca fueron expresadas, las que primen sus rescates de la sustentabilidad de nuestros grandes y pequeños cursos tributarios urbanos, todos destinados a morir momificados en los acreditados sarcófagos pretendidamente hidráulicos, solo funcionales a los eventos máximos y responsables de la muertes de los flujos ordinarios mínimos.

Por ello, a esta ley particular sobre aclaraciones a las líneas de ribera y sus demarcaciones, cabe también llamarla: de los soportes de los flujos ordinarios mínimos. De lo que reclaman los flujos máximos caeremos en la cuenta solos, pues será mucho más fácil entenderlos si advertimos los cuidados debidos a los primeros.

Debido a las debilidades -por no decir inviabilidad modelizadora-, de la mecánica de fluidos para fundar hidrología cuantitativa en planicies extremas, a las de eventos máximos cabe remplazarlas por testimonios vecinales que tengan memoria de las crecidas históricas. Recordamos que a partir de 1983 la UNESCO recomienda fundar criterios de hidrología urbana con recurrencias mínimas de 100 a 500 años.

Respecto de modelación de flujos ordinarios mínimos aún no tengo respuestas, dado el extremo nivel de disociasiones térmicas e hidroquímicas, del nivel de exigencias en aforos puntualísimos para no sumar despistes mayúsculos. La imagen aérea de alta resolución suele acercar guías primarias a estos compromisos. Ver por caso las fragilidades de cualquier aforo mecánico en esta salida del Aliviador sin el auxilio elemental de mágenes mejores o siquiera comparables. Ni un brujo acertaría a entregar aforos de flujos ordinarios mínimos en esta interfaz y en la comumna de agua; de sus disociaciones térmicas e hidroquímicas; de las influencias y licuaciones de los reflujos en los primeros 500 m del Aliviador. Esto no se arregla con créditos del BID; sino mejorando nuestro nivel de conocimiento de las ecologías que caben a estos ecosistemas termodinámicos; ésto es: de sus gradientes y sus enlaces o desenlaces.

Materias nuevas que necesitan pasar por los sentidos -por los ojos-, antes que por la razón de catecismos mecánicos demasiado simples y demasiado ciegos y autocomplacientes para enfrentar estos descalabros de 100 años.

Pero el caso es que la tarea de los agrimensores se ha transformado en un infierno, que por sus simplificaciones mecánicas no cesan de aportar mayores confusiones, aunque sus preocupaciones miren por clientes contentos.

Los ingenieros hidráulicos intentarán consulta siquiátrica por la cantidad de obras de las que ahora resulta sencillo advertir sus aberraciones.

Y los jueces estarán a la espera de que este panorama se vaya aclarando pues todos sus horizontes se advierten cambiando en 180º.

El ingreso a la materia es complejo; pero seguir con la vara antigua ya es mucho más complicado, pues la propia alma nos alerta de los cuidados que no alcanzamos a valorar. La integración de esos rumores y la tarea de incorporar estas nuevas miradas, es un desafío que habrá que ver si cuenta con la necesaria inspiración.

Aún cuando, si a un burro le llevó 10 años alcanzar este punto de reflexión expresado en 30 millones de caracteres, pues es de estimar la tarea que espera a los que ingresen será mucho menor. Esto no se resuelve con semiologías marketineras, sino con comprensión y respeto de ver catecismos mecánicos revolcados en el barro creador.

Adviértase que la dominialidad privada en las riberas es la materia que conocerá los mayores cambios. Y estos dependerán de la presión de la conciencia ciudadana ya instalada, de los aprecios de la Legislatura para enfocar estas materias y de la articulación que se vaya oficiando entre estas leyes particulares con enriquecidos criterios hidrológicos desde ecología de sistemas termodinámicos naturales y abiertos. Materia que cambia las leyes del juego de la propia ciencia termodinámica y del concepto de entropía.

 

Antecedentes judiciales

En causas en SCJPBA que tratan estas responsabilidades: B 67491, Res.Reg. Nº 574/08 de SCJPBA, I 69518, 69519, 69520; I 70751, I 71193, I 71445, I 71521, I 71614, I 71617, I 71618, I 71743, I 71848, I 72405. Estas causas en versión completa están subidas a http://www.hidroensc.com.a

 

Fundamentos

En razón de quedar habilitado el acceso al reconocimiento expreso que ha hecho el glosario de la ley 11723 respecto de la voz ECOSISTEMA: Sistema relativamente estable en el tiempo y termodiná micamente abierto en cuanto a la entrada y salida de sustancias y energía. Este sistema tiene una entrada (energía solar, elementos minerales de las rocas, atmósfera y aguas subterráneas) y una salida de energía y sustancias biogénicas hacia la atmósfera (calor, oxígeno, ácido carbónico y otros gases), la litósfera (compuesta por humos, minerales, rocas sedimentarias) y la hidrósfera (sustancias disueltas en las aguas superficiales, ríos y otros cuerpos de aguas);

resulta oportuno y necesario expresar la inviabilidad de preservar, aprovechar y usar racionalmente aguas sin un rico desarrollo de ecología de ecosistemas que contemple cuáles las energías y cuáles los vínculos que enlazan a los distintos ecosistemas por los que deben nuestras aguas tributarias transitar y cuyas mayores urgencias ambientales se expresan en áreas de gran concentración humana y pobres dinámicas agravadas en razón de nuestras planicies extremas.

Las planicies y los fondos de los cauces de nuestros cursos de agua suelen reconocer pendientes del orden del metro a los 35 cm x Km. En ellos prima la energía gravitacional. Entre los 35 y los 10 cm x Km ya cuenta también la convectva. Y partir de -10 cm x Km ya la primacía dinámica es convectiva.

Las modelaciones matemáticas son muy útiles en las primeras. Empiezan a flaquear en la segundas y son fabuladas en las terceras.

Las pendientes de los perfiles transversales que nunca se tomaron en cuenta, ahora empezarán a definir la realidad funcional de los esteros y bañados aledaños; llamados con el mote general de "humedales", para probar la condición lábil de sus interfaces y la hasta ahora nunca mencionada contribución a las dinámicas horizontales de las sangrias mayores.

Para que funcione el disco rígido en estos cambios de paradigma mecánico de vieja data consideramos la necesidad de orientar, antes de imponer. Por ello este articulado que sigue evita el imperativo ejecutivo y solicita abrir y afinar la mirada. Todos estas novedades entran por los ojos antes de hacerlo por la razón. También la legislación deberá reconocer que estos cambios reclaman bajar el nivel imperativo, para estimular apertura y comprensión.

No es una ley particular de ejecuciones, sino de accesos transformadores.

Es una ley para respirar hondo y mirar con atención, -con los ojos-, sin otra presión que la de la sinceridad interior.

 

Articulado que responde a la voz "formatear"

1º Adviértase la tendencia determinante que asume el conocimiento de los compromisos termodinámicos de sistemas naturales abiertos en la definición de la voz ecosistema expresado en el glosario de la ley 11723.

2º Adviértase el orden natural de los factores a considerar, que machacado por pleonasmo normativo en los arts 2º, inc e y 6º de presupuestos mínimos ley 25675, conducen a diferenciar flujos ordinarios mínimos de los de eventos máximos; al tiempo de valorar los suelos aledaños por sus aportes energéticos a las dinámicas horizontales de las sangrías mayores, para el interés de Natura y para el interés general de todos los usos de dispersión que acercan los ríos a nuestras culturas.

3º Cuando se demarquen líneas de ribera será fundamental que se aprecien las pendientes transversales originales que resalten la existencia de bañados o bañados, que por las razones aquí expresadas son a resguardar bajo el manto protector de los arts 2340, inc 4º, 2572 y 2577 del CC y del art 59 de la ley 8912, que ahora tendrán más claras las trascendencias de sus definiciones.

4º Cuando se ventilen Procesos de remediación que impliquen la necesidad de devolución de franjas o de suelos que por legislación caben sean conservados en el dominio público, su imprescriptibilidad sea planteada en foros del Poder Judicial en tanto se demore la legislación particular que asuma su consideración; por lo que, a cualquier demanda de este tenor se le reconozca acceso en forma directa sin necesidad de mediación o pasaje previo por foros administrativos del Poder Ejecutivo como lo señala la ley 14343.

 

Perfil transversal de una cuenca de 22.000 Has, similar a la del Ar Frías

Sigue imagen de corte transversal del arroyo Escobar a poco de la confluencia del Pinazo y Burgueño, realizado en Julio del 2005 por agrimesores del Instituto Geográfico Militar para el estudio de hidrología de ambas cuencas modelado por el hidrólogo Daniel Berger.

La intención es resaltar las pobres pendientes transversales que se suman a las no menos pobres longitudinales, dando reconocimiento expreso a la existencia inevitable de humedales en estos suelos que valiendo dos centavos son aprovechados para hacer los mejores negocios a los que luego Papá Estado tendrá que auxiliar.

En el perfil 117 se advierte el lomo generado por una limpieza de lecho que la dragalina dejó allí depositado para que luego florezcan las exóticas que imaginamos "bosques nativos", que desde luego, entorpecerán los escurrimientos. Adviertase el océano de agua que carga esta planicie en eventos extremos y preguntemos de qué sirvió ese m3 de limpieza de lecho si por aquí pasan 700 m3/seg

 

Aprovechar el muy buen streaming de este vínculo

https://vimeo.com/126978075

y las extensiones a estos textos que surgen de

http://www.alestuariodelplata.com.ar/ribera.html y de

http://www.alestuariodelplata.com.ar/ribera2.html

Con el debido agradecimiento a mis Queridas Musas Alflora Montiel Vivero y Estela Livingston

Francisco Javier de Amorrortu, 18 de Agosto del 2014

Videos

Unas cuantas horas de videos se han sumado en estos dos años.

Todos ellos han sido transferidos a Vimeo que cuenta con buen servicio de streaming.

En razón de su extensión hubimos de fraccionar algunos de ellos.

Enfoques técnicos y legales sobre ecosistemas hídricos en planicies
https://vimeo.com/126978075

audiencia pública en el JCA Nº15 de la CABA. Causa 45090/12
https://vimeo.com/127666688

Prospectivas al devenir mediterráneo de Buenos Aires (2 hs)

parte1: https://vimeo.com/128309601

parte2: https://vimeo.com/128893433

parte3: https://vimeo.com/129588955

Crímenes hidrogeológicos en planicie intermareal. (1,5 hs)

parte 1: https://vimeo.com/130260355

parte 2: https://vimeo.com/131243103

Flujos convectivos en planicies extremas (1,5 hs)

parte1: https://vimeo.com/131666236

parte2: https://vimeo.com/132530056

Muertes del Aliviador del Reconquista:

https://www.youtube.com/watch?v=AwymMEvIuSs

Enfoque técnico y legal; judicial y legislativo:

https://vimeo.com/130924479

Al despiste de un funcionario: https://vimeo.com/129046075

Vista de las inundaciones

Vuelos sobre la cuenca baja del Luján . 16, 23 y 25/8/15

vuelo1 . https://vimeo.com/137244239

vuelo2 . https://vimeo.com/137953668

vuelo3 p1 . https://vimeo.com/138654239

vuelo3 p2 . https://vimeo.com/139341235